viernes, 18 de abril de 2014

Confirman la existencia de exoplaneta habitable


17 ABRIL 2014 | ESTADOS UNIDOS -
Los astrónomos confirmaron la existencia, a unos 500 millones de años luz y en la constelación del Cisne, de un planeta de tamaño aproximado al de la Tierra y en el cual podría existir agua en forma líquida, anunció hoy la agencia espacial estadounidense, NASA.
El planeta, que orbita la estrella enana Kepler-186 y al cual se le ha denominado Kepler-186f por el telescopio espacial que primero validó su existencia, fue analizado por el telescopio Géminis Norte de ocho metros y su vecino, el telescopio Keck II de diez metros, ambos en Mauna Kea, Hawai.
"Es extremadamente difícil detectar y confirmar estos planetas del tamaño de la Tierra y ahora que hemos encontrado uno queremos encontrar más", dijo en una teleconferencia Elisa Quintana, científica investigadora del Instituto para la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI).
"Las observaciones de Keck y de Géminis combinadas con otros datos y cálculos numéricos nos permiten confiar un 99,98 por ciento en que Kepler-186f es real", indicó Thomas Barcklay, del Instituto de Investigación Ambiental del Área de la Bahia en Ames. (EFE)

domingo, 23 de marzo de 2014

LA REENCARNACION FUE PROHIBIDA EN EI II CONCILIO DE CONSTANTINOPLA 553 D C

En el año 543, el emperador Justiniano, al parecer influido por su esposa Teodora, decidió eliminar cualquier referencia a la reencarnación del Antiguo y el Nuevo Testamento. El emperador consideraba que la creencia en una nueva vida socavaba el poder terrenal de la Iglesia. Al contrario, la fe en un cielo y un infierno que premiara o castigara los actos cometidos en esta vida confería un poder superior a la Iglesia y, de rebote, a su valedor, en este caso el emperador. 

La mayoría de las religiones orientales creen en la reencarnación, incluyendo el hinduismo, el jainismo, el sintoísmo y, con matices, el budismo. Los hinduistas creen que el alma es inmortal y se encarna sucesivamente en distintos cuerpos, que no serían otra cosa que “contenedores” temporales de nuestra esencia más inmanente, el alma.
Los cristianos gnósticos también creían en la transmigración de las almas, una convicción que impregnó buena parte del cristianismo original hasta el siglo V, cuando se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano. En el año 543, el emperador Justiniano, al parecer influido por su esposa Teodora, decidió eliminar cualquier referencia a la reencarnacióndel Antiguo y el Nuevo Testamento.
Para dotar de legitimidad al nuevo dogma, Justiniano convocó un sínodo en Constantinopla, curiosamente la ciudad más próxima –geográfica y teológicamente- a la creencia en la reencarnación, cuyo máximo valedor era el filósofo y teólogo Orígenes. (Constantinopla era la capital del Imperio Romano de Oriente, desde que en 330 el emperador Constantino había provocado el cisma con Roma, por un quítame allá esas prerrogativas.) Según rezan las crónicas, aquel cónclave estuvo totalmente controlado por Justiniano, hasta el punto de que el mismo Papa Vigilio rehusó participar.
El concilio de Constantinopla calificó de anatema (tabú) la reencarnación, al considerarla incompatible con la resurrección. Si los orientales creían que el alma podía “reciclarse” en distintos cuerpos, los cristianos se ufanaron en que cuerpo y alma forman un todo, como el hardware y el software de un ordenador, para entendernos. Por si fuera poco, la resurrección es menos democrática que la reencarnación, porque si bien para los budistas todos somos almas reencanadas, la resurrección sólo está al alcance de unos pocos: Lázaro, Jesús, Eutico…
La reencarnación –creía con muy buen criterio el emperador- ofrecía una segunda (y tercera y cuarta) oportunidad, una bola extra con la que enjugar el karma de esta vida, por utilizar el término hinduista. No sorprende, por tanto, que la misma motivación –teológica en su argumentación, política en su intención- llevó al Islam a descartar la reencarnación como posibilidad. Según el artículo de Roger Riviére en la Gran Enciclopedia Rialp, órgano oficioso del Opus y, por tanto, autoridad en la materia:
El judaísmo y el Islam no aceptan la metempsicosis, como tampoco lo hace el Antiguo Testamento. Aunque algunos autores han discutido la creencia de ciertos sabios judíos en la metempsícosis, no debe confundirse con la preexistencia de las almas humanas que parecen admitir doctores palestinos, considerando que Yahveh había creado todas las almas juntas de una vez; algunos rabinos admitirían que las almas esperan en el séptimo cielo la posibilidad de encarnarse (…) La metempsicosis no es compatible con la revelación del Antiguo Testamento ni con la del Nuevo Testamento.
Pero por mucho que Roma se oponga a un concepto que considera “herético”, lo cierto es que la creencia en la reencarnación está cada vez más extendida en Occidente, en parte por la influencia de las religiones orientales que llegan filtradas por la Nueva Era, en parte por un creciente número de médicos disidentes que desconfían la visión materialista de la ciencia. Es el caso de los psiquiatras Brian Weiss o Ian Stevenson, convencidos de que la reencarnación es la única explicación posible a casos clínicos en los que el sujeto aparenta tener regresiones a vidas pasadas.

domingo, 2 de marzo de 2014

2014 enfrentando la dualidad con temple

Se recorrerán miles de caminos, se vivirán miles de experiencias,
pero la verdad sólo se encontrará en nuestro interior: ella es el
amor.

El día que la encontremos ya no la buscaremos fuera.

El verdadero camino está en nuestro interior, la puerta de entrada
es el corazón.

Yo soy el camino la verdad y la vida

Esta es la vibración Rahma

La reconexión de los tiempos ya se dio ahora lo que falta es la
redención cósmica el grial espiritual, la puerta 14, abrir todos y
cada uno la puerta del corazón, el umbral secreto, dejando fluir el
amor en acción y el perdón.

La Tierra ya está vibrando en cuarta dimensión los seres
humanos estamos en un proceso de adaptación a esta vibración
del planeta, o de depuración, en este último caso se pasaría
a planetas de tercera dimensión de esta nueva realidad para
seguir evolucionando si no se puede adaptarse a esa frecuencia
vibracional de la Tierra.

O sea algunos estamos como los bebés cuando recién nacen,
dentro de incubadoras para ver si nos adaptamos a esta nueva
vibración de la Tierra, si no nos adaptamos, podemos pasar a
planetas de tercera dimensión de esta nueva realidad, para seguir
evolucionando.

Algunos por su gran preparación ya están en contacto pleno con
esta nueva realidad.

viernes, 14 de febrero de 2014

DESCUBRIMIENTO MARAVILLOSO!!!

Qué maravilla, este joven, ojala y las industrias medicas no le trochen su carrera. Se llama Andraka, parece ser descendiente de Otomanos-Eslavos…
Un chico de 16 años que ha inventado un sensor que detecta el cáncer en 5 minutos y en etapas tempranas. Jack Andraka perdió a un ser querido a los 13 por cáncer de páncreas. Se puso a investigar y descubrió el sensor, que cuesta 3 centavos de dólar. Los laboratorios se negaron a apoyarlo porque derriba a la millonaria industria del cáncer. Una universidad avalará su descubrimiento.  

Jack Andraka: para muchos la esperanza. Para los laboratorios, el fin de un negocio.

Con tan sólo 16 años, un estudiante estadounidense de secundaria inventó un sensor para detectar el cáncer en tan sólo cinco minutos.

El descubrimiento puede cambiar la vida de muchísimas personas, pero también es una amenaza para la industria farmacéutica, que recauda millones por esta dolorosa enfermedad.

Todo comenzó con la pérdida de un ser querido cuandoJack Andraka tenía 13 años. Le dijeron que el cáncer de páncreas se detecta cuando ya no se puede tratar, lo que lo empujó a investigar sobre el cáncer a través de herramientas sencillas en Internet.

Y tres años después, descubrió una manera "rápida, simple y efectiva" de detectar esta enfermedad mortal, que gracias a este invento, podrá neutralizarse. Con información que obtuvo de Google y Wikipedia, Jack estudió las 8 mil proteínas que se encuentran en la sangre, hasta entender que una de ellas, la 
mesotelina, se dispara en etapas tempranas, en las personas que enferman de cáncer de páncreas.

"Detecta una de las miles de proteínas (la mesotelina) que hay en la sangre de los enfermos de cáncer. La mecánica fue utilizar anticuerpos y entretejerlos en una red de nanotubos de carbono, de modo que se obtiene un marcador que únicamente reacciona ante dicha proteína" explicó al presentarse en el Festival de las Mentes Brillantes.

El invento es un sensor de papel, que cuesta 3 centavos, y que es capaz de detectar en cinco minutos tres tipos de cáncer: el de páncreas, el de ovario y el de pulmón. 

Pero lo más sorprendente de todo es que ha sido 26 mil veces más barato siendo 168 veces más rápido. Además, este método es 400 veces más sensible que los actuales y no es invasivo. 
Pero su mejor punto a favor es que "se puede detectar el cáncer en las etapas más tempranas, cuando alguien tiene casi 100 por ciento de probabilidades de sobrevivir, y hasta el momento es más de 90 por ciento exacto para detectar el cáncer" dijo. "Y va a ser lo mismo para cáncer ovario y de pulmón" añadía "y cambiando el anticuerpo, este mismo invento puede utilizar una proteína diferente para detectar Alzheimer, otras formas de cáncer o VIH".

Pero no fue nada fácil de conseguir. De 200 solicitudes que envió a laboratorios, todos se negaron a continuar con sus investigaciones, excepto uno. Finalmente logró que la Universidad Johns Hopkins ayudará a su desarrollo.

Es un descubrimiento que podría afectar a la millonaria industria del cáncer.

Su invento está en etapa de tramitación de patentes, algo que puede demorar varios años, pero el día que se apruebe puede resultar toda una revolución para la ciencia médica.

Además, durante la conferencia, el joven apuntó que la ciencia no debería ser un lujo, y que debería ser un derecho humano fundamental, "el derecho de acceso a la información debe ser de todos, no sólo de los que pueden pagar" afirmó.

Un descubrimiento que le ha llevado a ganar el premio Gordon E. Moorede la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería de Intel y el Premio Smithsoniano al Ingenio Estadounidense y es el orador más joven de la Real Sociedad de Medicina en Estados Unidos. Sin duda más que merecido.

miércoles, 12 de febrero de 2014

LA ESFERA DE LUZ - Sixto Paz Wells


Si uno puede crear lo que cree,
¿Por qué no crear una esfera de luz
en la que pudieras concentrar tus intenciones
y proyectar en ella a quien necesita tu ayuda,
para ayudarla?…

Este es un ejercicio de visualización, pero también de proyección mental y sanación. Consiste en imaginarse como llegan hasta uno las energías del universo, ingresan en nuestro interior y se concentran formando una esfera, la cual después proyectaremos fuera nuestro; y en cuyo interior serán enviadas nuestras intenciones particulares.
Para iniciar el ejercicio vamos a colocarnos todos de pie. Talones juntos, columna recta y los brazos extendidos por encima de la cabeza, juntando ligeramente las palmas y separando los dedos, como en posición de recibir. Cerramos los ojos, y tomamos a continuación una respiración lenta y profunda por la nariz, utilizando como ya conocemos, el diafragma como si fuese un fuelle, de tal manera que al ir inhalando vamos inflándolo hacia delante, no hacia arriba , y al terminar lo vamos contrayendo empujando el aire para llenar la parte baja, media y alta de los pulmones. Retenemos…, y luego exhalamos por la nariz, relajando lentamente el vientre. En el momento que inhalamos, visualizamos como las energías del universo descienden sobre nosotros, ingresando por nuestras manos, por los dedos , concentrándose entre las palmas de las manos y formándose allí una esfera de luz blanca brillante, donde todas las energías se concentran y sintetizan.
Tomamos una segunda respiración, retenemos sintiendo como la energía desciende y se concentra, y como al exhalar, se va consolidando la esfera de luz entre nuestras manos.
Inhalamos por tercera vez…, retenemos… y al exhalar, vamos descendiendo con nuestras manos en dirección hacia la coronilla, como si depositáramos la esfera en nuestra cabeza. Poco a poco separamos las manos y descendemos con ellas siguiendo el contorno del cuerpo, acompañando el desplazamiento de la esfera de luz, la cual seguimos visualizando en nuestra mente que va bajando por la columna vertebral activando uno a uno nuestros centros de energía. Así mismo percibimos la esfera activando la frente, la garganta, el corazón, el plexo solar, los órganos sexuales y llegando a ubicarse a la altura del cóccix . Mientras, hemos ido bajando las manos por los costados, invirtiéndolas de tal manera que los dedos han quedado hacia abajo, ubicándose las manos a la altura de las caderas.
Mantenemos la respiración lenta y profunda, y colocamos las manos sobre las entrepiernas, sin tocar el cuerpo, con los dedos formando un triángulo con la punta hacia abajo. Tomamos una nueva inhalación lenta y profunda…, retenemos… y al exhalar vamos elevando las manos, a la vez que invertimos el triángulo ubicándolo con la punta superior hacia arriba sobre el plexo solar, ligeramente por encima del ombligo. Al hacer esto atraemos la esfera de luz, haciéndola ascender del cóccix , ubicándola precisamente en el plexo solar.
Inhalamos nuevamente…, retenemos…, y al exhalar extendemos los brazos hacia delante, imaginando que extraemos la esfera de nuestro interior, y a la vez que la proyectamos hacia el frente ubicándola en el centro de la reunión.
Colocamos ahora los brazos flexionados, palmas de las manos a la altura de hombros, y vamos a proyectar mentalmente hacia la esfera de luz nuestras intenciones particulares. Bastará simplemente visualizar en nuestra mente la imagen de aquella persona, familiar, amigo, conocido o enemigo que necesite ayuda física , mental y espiritual, y decir su nombre en voz baja o alta, como para que con el poder del pensamiento, de la palabra, y del sentimiento podamos ayudar a dicha persona enviándole energía.
Ubicamos nuestras manos juntas a la altura del plexo solar con los dedos formando un triángulo. Tomamos nuevamente una inhalación lenta y profunda…, retenemos…, y al exhalar vamos extendiendo los brazos y las manos hacia delante, a la vez que visualizamos como desciende del cosmos, a través de nuestra coronilla, la energía del color violeta, que es la energía de la transmutación, la magia, la mística y la fe. Esta energía procedente del sol central de la galaxia y de todas las estrellas violetas del universo, desciende, se concentra en nuestro pecho, y se proyecta hacia delante, de tal manera que percibimos como dentro de la esfera de luz, cada persona por la que hemos pedido va siento envuelta por internamente y por fuera por ésta energía que va revirtiendo y transmutando toda enfermedad física, mental o espiritual.
Flexionamos nuevamente los brazos. Colocamos las manos formando un triángulo a la altura del pecho. Inhalamos…, retenemos visualizando como baja del cosmos la energía del color azul marino, que es la energía de la espiritualidad. Esta energía se concentra en nuestra frente , y al exhalar extendemos los brazos proyectándola hacia delante , de tal manera que vamos envolviendo en la espiritualidad a cada persona por la que hemos pedido, fortaleciéndolas para que puedan superarlo todo.
Nuevamente colocamos los brazos flexionados, y las manos en triángulo en el plexo solar. Tomamos una nueva inhalación…, retenemos… y al exhalar visualizamos a continuación como al exhalar y extender nuestros brazos para delante, desciende a través nuestro desde el cosmos concentrándose en nuestro cuello y garganta. Es la energía del color celeste, que representa el poder de la palabra, de la mejor buena comunicación y relación para con los demás. Esta energía ingresa en la esfera de luz, y envuelve a cada una de las personas por las que hemos pedido, de tal manera que decretamos la salud, la paz, la armonía, el equilibrio, la abundancia y la prosperidad para cada uno de ellos.
Repetimos la flexión de los brazos, colocamos las manos en posición de triángulo e inhalamos con profundidad…, retenemos… y al exhalar extendemos una vez más los brazos y las manos hacia el frente, sintiendo como desciende del cosmos y a la vez asciende de la Tierra a través nuestro, la energía de la luz verde brillante, que es la energía de la sanación y de la esperanza, del amor a la vida. Esa energía que se concentra a la altura de nuestro corazón se proyecta por nuestras manos y pecho hacia cada una de las personas por las que hemos pedido, restaurando en ellas la salud física, mental y espiritual, fortaleciéndolas en la esperanza y en el amor a la vida.
Volvemos con los brazos flexionados, tomamos una nueva respiración y al exhalar sentimos como desciende a través nuestro, una energía de color amarillo brillante procedente del sol y de todas las estrellas amarillas. Es la energía del equilibrio, del poder mental, de la conciencia espiritual, y de la sabiduría. Vamos extendiendo nuestros brazos y manos hacia delante y enviamos esa energía hacia cada una de las personas por las que estamos pidiendo, ayudándoles en su equilibrio y fortaleciéndolas mentalmente.
Colocamos nuevamente los brazos flexionados, con las manos formando el triángulo en el pecho. Tomamos una nueva inhalación , retenemos, y al exhalar extendemos los brazos hacia delante ,visualizando como desciende del cosmos una energía de color naranja brillante, energía de creatividad y de la voluntad, la que ingresa por nuestra coronilla, se concentra en el pecho y en el vientre , proyectándose por nuestros brazos y manos hacia la esfera de luz, y hacia las personas a las que dirigimos esta cadena de irradiación, de tal manera que vamos a fortalecerlas en voluntad y creatividad como para que puedan superar cualquier enfermedad con voluntad y actitudes prácticas y positivas.
Todos visualizamos la energía de color naranja que penetra en la esfera de luz y envuelve por dentro y por fuera a cada una de las personas por las que estamos pidiendo.
Flexionamos nuevamente los brazos, ubicamos las manos en el pecho formando el triángulo. Tomamos una nueva inhalación…, retenemos…, y al exhalar extendemos los brazos y las manos visualizando como desciende del cosmos la energía del color rojo brillante procedente de todas las estrellas rojas del universo. Esta es la energía del amor, de la pasión y el sentimiento. Esta energía desciende y fluye por nuestro cuerpo, proyectándose hacia delante a través de nuestro pecho y las manos, en dirección hacia la esfera de luz y hacia la persona o personas por las que hemos pedido envolviéndolas en amor, lo cual las fortalece y las sana anímica y espiritualmente.
Por última vez flexionamos los brazos, y ubicamos las manos en triángulo en el pecho, visualizando delante de nosotros a la esfera de luz rodeada de un arco iris armónico de color que hace la esfera más grande y brillante. También percibimos a cada persona por la que hemos pedido envuelta en ese arco iris de luz. Tomamos una nueva inhalación…, retenemos…, y al exhalar extendemos los brazos y las manos hacia delante proyectando mayor energía que hace que la esfera de luz se extienda, se incremente en tamaño y en potencia, envolviéndonos a nosotros mismos. De pronto en una explosión de luz la esfera se divide en pequeñas esferas u óvalos de luz que van en dirección hacia cada una de las personas por la que hemos pedido, de tal manera que cada quien recibe inmediatamente lo que necesita en la proporción de lo que necesita.
Relajamos finalmente los brazos, abrimos los ojos y nos encontramos en paz, decretando todos con el poder de la palabra, la magia del verbo:
¡Que así sea!
¡Así es !
¡Así será!
¡Y hecho esta!...